Desde las oficinas de Aljomar, la experiencia de Román

Román José Rodríguez Hernández es el responsable de Administración de Jamones Aljomar. Hablamos de un gran profesional, formado como Técnico Especialista en Administración y con una extensa carrera basada en el aprendizaje constante y su capacidad de adaptación a los cambios que impone el paso del tiempo.  Hoy, en esta entrevista, nos comenta cómo ha evolucionado su labor desde que empezara a trabajar en nuestra empresa, allá por septiembre de 1990.

 

1. En esos momentos, cuando comenzó a trabajar en Jamones Aljomar, ¿cuál era su conocimiento de la elaboración de productos ibéricos?

Era bastante alto, había trabajado durante 4 años en una sala de despiece, despiezando cochinos, escogiendo magro, echando en sal, etc…

2. Y lo largo de todos estos años, han cambiando mucho las cosas, sobre todo por la dimensión de la empresa, y, por tanto, el modo de trabajar. ¿Cómo se ha producido esa evolución? ¿En qué sentido han ido modificándose los procesos administrativos?

Desde que comencé a trabajar en Aljomar hasta hoy, ha habido muchos y grandes cambios. Para empezar, las instalaciones eran las de la fábrica de Tarquines, junto a la Plaza de Toros, en la oficina estaba yo solo, además de Alfonso (fundador de Aljomar). Ahora, cuando estamos todos, somos 9 o 10 personas. Digamos que a nivel estructural esos han sido los mayores y más importantes cambios; por lo tanto, la evolución ha sido brutal.

En cuanto a los procesos administrativos y sus cambios funcionales, las cosas también han cambiado muchísimo. En la antigua oficina, la única tecnología que teníamos era un teléfono para los dos, un contestador y un fax, que creo que aún están guardados como objetos de alto valor histórico. La cuenta de clientes y proveedores se llevaban en unas fichas para saber que facturas estaban pagadas y cuales pendientes, y los papeles se enviaban a Sevilla para contabilizarlos. No había, ni tan siquiera, una máquina de escribir, cuanto menos un ordenador, eso puede darnos una idea de los cambios a este nivel. Por supuesto, la contabilidad, impuestos, informes, comunicaciones, ficheros, etc. nada tienen que ver con los actuales. Y es que 25 años dan para muchos cambios.

Román Rodríguez

 

3. El reciclaje ha sido inevitable…

Por supuesto, estás obligado por el día a día, tienes que aprender sobre la marcha. Los cambios te vienen impuestos por las continuas modificaciones en las normativas contables, fiscales, laborales, sociales, tecnológicas, contractuales, etc.

4. El intenso proyecto de internacionalización que lleva a cabo Jamones Aljomar desde hace varios años también habrá provocado muchas novedades en su departamento.

Sin duda, el primer departamento que acusa el mínimo cambio es el administrativo, que es el departamento en el que confluyen todos los demás. Para empezar somos más personal por la necesidad de que haya personas dedicadas en exclusiva a todo lo que conlleva la internacionalización. No es lo mismo expedir para el mercado nacional que para el internacional, la exigencia a nivel burocrático de este último es mucho mayor.

5. ¿Cuál es la época del año en la que hay más movimiento?

En el Departamento Administrativo hay movimiento en todas las épocas del año, pero especialmente durante la Campaña de Navidad.

6. ¿Qué es lo que más le gusta de los productos ibéricos Aljomar?

A nivel profesional, las oportunidades que me han brindado en la empresa, y los conocimientos y formación que he adquirido durante todos estos años. Estoy agradecido, sobre todo por la confianza que, en su día, Alfonso depositó en mí.

A nivel personal, la satisfacción de haber contribuido desde cero al crecimiento y desarrollo de una de las más importantes industrias del sector. Cuando veo publicaciones, videos, o productos expuestos en cualquier punto de la geografía me siento orgulloso, saco pecho y presumo de trabajar en Aljomar.

Como consumidor ‘adicto’ a los productos de cerdo Ibérico, de Aljomar me gusta la variedad, tocamos todos los palos, con lo cual, por muy exquisito y selectivo que seas, siempre habrá algún producto que te guste.

7. ¿Cuál es su favorito? ¿los consume con frecuencia?

Es un tópico, pero a mi es que del cerdo me gusta todo, ‘hasta los andares’ que se suele decir; me gusta el chorizo, el salchichón, el lomo, el jamón, todas las carnes… pero, especialmente, el jamón.
Cerdo ibérico, en cualquiera de sus posibilidades, se puede decir que lo consumo casi todos los días.

8. Será usted un punto de referencia en su entorno familiar y de amistades, ¿le preguntan mucho sobre jamón u otros productos derivados del cerdo?

En Guijuelo todos nos creemos expertos en conocimientos sobre productos ibéricos. Lo vivimos desde pequeños y forma parte de nuestra cultura y gastronomía, por lo tanto en nuestro entorno más próximo no es fácil ser referente, pero a nivel de amistades o familiares de fuera de Guijuelo sí me suelen preguntar y encargar productos de cerdo. No es por presumir pero, por fortuna, conozco este sector en profundidad, desde el trabajo duro en el matadero o la sala de despiece, todos los procesos intermedios, su curación o punto óptimo de consumo, hasta el reparto en los puntos de venta.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *