Sergio, maestro jamonero en la bodega Aljomar

Por sus expertas manos pasan todos los jamones que salen de la fábrica de Aljomar. Se llama Sergio Manuel Garabaya García y con solo 34 años tiene sobre sus hombros mucha responsabilidad porque de su olfato, vista y tacto depende en gran medida que los clientes de Jamones Aljomar queden satisfechos con el producto que reciben.

 

1 – ¿Podría describir en qué consiste su trabajo?

Mi labor es elegir los jamones que se envían a los clientes, para eso tengo que calar los jamones, decidir que están correctamente curados y tienen la calidad suficiente para ser distribuidos. Reviso todos los pedidos.

2 – ¿Hace cuánto que se dedica a este trabajo?

Comencé trabajando durante un año en otra fábrica y luego, hace ya 15 años, llegué a aquí, a la fábrica de Jamones Aljomar.

3 – ¿Qué conocimientos requiere su labor?

Lo que he ido aprendiendo día a día, viendo jamones, observando su curación, calándolos, mucha experiencia.

 4 – ¿Qué cualidades hacen falta para ser un maestro jamonero?

Hay que ser muy observador, estar muy atento a la evolución de los productos y valorar todo, porque la experiencia se adquiere día a día con el más mínimo detalle.

5 – ¿Dónde aprendió a hacerlo y porqué decidió dedicarse a esto?

En la primera fábrica en la que trabajé empecé mi aprendizaje para escoger los jamones. En Jamones Aljomar llevo en la bodega desde el primer día, esos 15 años me han permitido tener una clase diaria para aprender mucho más a la vez que aplicaba mis conocimientos.

sergio-maestro-jamonero-aljomarok2

 

6 – ¿Su herramienta de trabajo más preciada, la imprescindible?

La cala (Es un punzón, que suele hacerse con hueso de vaca o caballo, estrecho y alargado, de unos 12 centímetros de longitud), que se introduce en el jamón para que se impregne de la esencia del jamón y después hay que olerlo y saber en qué punto de curación está.

7 – De su ‘cala’ depende, en gran medida, la buena o mala reputación de la marca, porque usted determina cuándo sale un jamón de la bodega para entregarlo al cliente. Es una gran responsabilidad, ¿no?

Sí, realmente es el último control de calidad que pasa el producto y con este paso se determina si el jamón es óptimo para el consumo, así que supone una gran responsabilidad.

 

8 – ¿Reconoce un buen jamón en cuanto lo ve?

Sí, los años de experiencia hacen que desarrolles un sexto sentido que permite decirlo a simple vista con un bajo porcentaje de error.

9 – ¿Qué es lo primero que indica que un jamón está en su punto?

Cuando lo tocas ya tienes la primera pista, se detecta en que momento de la curación está, si está tierno o duro.

10 – ¿Cuántos jamones selecciona al día?

La cifra varía en función de la época del año, pero, en campaña alrededor de 3.000 unidades diarias.

 

You may also like...

2 Responses

  1. Bodegas dice:

    Excelente artículo. Tengo pendiente degustar estos jamones. Rolando de bodegasyvinos.info

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *