Aljomar refuerza su crecimiento gracias a Vera Vieja: el punto de partida de su ciclo productivo

En Jamones Aljomar seguimos muy orgullosos de nuestro crecimiento acaparando cuota de mercado nacional y reforzando nuestra presencia en el mercado internacional. Nuestras ventas anuales superan ya los 26,5 millones de euros, cifras qucolocan a la compañía entre los 10 primeros productores de productos ibéricos en España.

Un éxito del que buena parte de culpa la tiene la explotación agropecuaria  Vera Vieja. Es la sociedad filial del Grupo Aljomar, responsable del área de Producción Animal. En sus fincas de Retamal de Llerena y Campillo de Llerena (Badajoz) se crían y alimentan en la actualidad a más de 3.100 cerdas madres puras ibéricas, donde en estos días sus descendientes arrancan su fase de montanera. La época del año en la que el cerdo ibérico de bellota campa a sus anchas por las dehesas de Extremadura y Andalucía, alimentándose de bellotas y recursos naturales, durmiendo y practicando ejercicio.

Fábrica de piensos naturales de Vera Vieja, la explotación agropecuaria del Grupo Aljomar

Fábrica de piensos naturales de Vera Vieja, la explotación agropecuaria del Grupo Aljomar

Vera Vieja es punto de partida del Ciclo Controlado de Producción y Elaboración de los Jamones y Embutidos Ibéricos Aljomar, el orgullo del Grupo Aljomar y eje de su consolidación comercial.  La explotación ganadera que cuenta, además, con una fábrica propia de piensos naturales, suministra al grupo toda la materia prima que necesita y refuerza, así, su capacidad de producción. Pero además, y quizás es lo más importante, el crecimiento cuantitativo de Vera Vieja no solo permite afianzar el suministro de Jamones Aljomar sino que ofrece mayores garantías cualitativas en cuanto a la homogeneidad del producto final que se elabora en la fábrica de Guijuelo.

El Grupo Aljomar tiene instaurados estrictos sistemas de control en las diferentes fases de producción del grupo, lo que incluye la completa adaptación a exigencias sanitarias y normas de trazabilidad. Un trabajo con el que se obtienen grandes resultados gracias al esfuerzo y alto grado de profesionalización de todos los miembros de la gran familia Aljomar.

Contar con un ciclo controlado de producción, donde es posible seguir de cerca todo el proceso, desde la cría (Vera Vieja), hasta el sacrificio (Matadero El Navazo) y la elaboración y distribución del producto final (Fábrica de Aljomar en Guijuelo), facilita el control y revierte positivamente en la gran calidad que se ofrece al consumidor de jamones ibéricos, embutidos ibéricos y carnes ibéricas frescas Aljomar.

Los cerdos ibéricos se alimentan a base de bellotas en las dehesas propiedad de Aljomar

Los cerdos ibéricos se alimentan a base de bellotas en las dehesas propiedad de Aljomar

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *