Martín Berasategui se une a la familia Aljomar en su 25 aniversario

Aljomar cumple 25 años

Aljomar celebra  su 25 aniversario y qué mejor forma de cumplir años que ampliando esta gran familia, de la que ya forman parte más de 300 personas, desarrollando su labor en las diferentes fases de la producción y comercialización de sus productos ibéricos.

En esta ocasión, es un orgullo anunciar la incorporación del chef Martín Berasategui a nuestro equipo. Este profesional de reconocido prestigio mundial se convierte en nuestro Embajador de Lujo para difundir las excelencias de las carnes y jamones ibéricos de bellota Aljomar y llevarlos a lo más alto de la gastronomía nacional e internacional. Tenemos por delante un trabajo conjunto que traerá grandes éxitos y muchas satisfacciones a nuestros clientes.

El cocinero Martín Berasategui cuenta con 8 Estrellas Michelín y 18 Diamantes AAA y entre sus muchos reconocimientos profesionales figuran también otros galardones como mejor repostero español del año, mejor plato creativo y mejor plato del año, mejor cocinero según la Academia de Gastronomía Española, Grand Prix del Arte de la Cocina -concedido por la Academia Internacional de Gastronomía al cocinero de mayor proyección mundial- o Tambor de Oro de San Sebastián.

Además de todos sus logros y saber hacer culinario, en la nevera de este genio de la gastronomía, según sus propias palabras, nunca falta el cerdo ibérico y por eso estamos tan seguros del maridaje perfecto Aljomar-Berasategui.

Por otro lado, Jamones Aljomar comparte con Berasategui algo más que pasión por el ibérico. De hecho, nos une una forma de trabajar y de valorar a quiénes trabajan con nosotros, porque estamos de acuerdo en que el éxito de los grandes proyectos es la suma los pequeños detalles, ambos destacamos la importancia del esfuerzo y el trabajo constante, compartimos la obsesión por la calidad de las materias primas y, por supuesto, estamos convencidos de que las tradiciones artesanales cotizan al alza al mismo tiempo que se debe investigar y trabajar en la innovación de los procedimientos.

 

Más de tres décadas de tradición artesanal y pasión por el cerdo ibérico

El germen de Jamones Aljomar data de los años 70, cuando sus fundadores, don Alfonso Sánchez y su esposa Carmen Sánchez, pusieron en marcha su primer negocio de venta de productos del cerdo ibérico en el barrio sevillano de Triana. Este pequeño comercio, llamado ‘La Salmantina’, se mantiene aún abierto y en él se concentra la esencia de Aljomar, la pasión de sus fundadores por la naturaleza y el cerdo ibérico y su vocación por extender estos productos por todo el mundo.

Martin Berasategui junto a la familia Aljomar

Martín Berasategui, en el medio; flanqueado por los fundadores de Aljomar: Alfonso y Carmen; y sus hijos: Carmen y José Luis

Jamones Aljomar, como empresa y como marca, surgió unos años después (1992), al hacerse realidad otro de los sueños de Alfonso Sánchez y Carmen Sánchez: La construcción de una fábrica propia de embutidos en Guijuelo, la cuna del ibérico. Desde entonces y hasta ahora, 25 años después, la empresa ha crecido hasta convertirse en una referencia líder en la producción y comercialización de productos ibéricos, en el ámbito nacional e internacional.

A lo largo de estos años, se han dado muchos y grandes pasos. Jamones Aljomar posee una explotación ganadera Vera Vieja, donde cría su propio cerdo ibérico y, por otro lado, impulsó como socio la construcción del Matadero El Navazo, homologado para exportar en Estados Unidos, China, Japón, Corea, Vietnam, Singapur, Sudáfrica, Rusia, Argentina, Méjico, Perú, Brasil…

Todos estos recursos han sido determinantes para el éxito de su Ciclo Controlado de Producción y Elaboración. Este sistema permite monitorizar y controlar de manera interna el proceso completo de producción: desde la cría y alimentación de los cerdos ibéricos (en la explotación ganadera Vera Vieja), hasta el sacrificio (Matadero El Navazo) y su elaboración (Fábrica en Guijuelo), lo que se redunda en la homogeneidad del producto final. El ciclo cuenta con estrictos sistemas de control para su adaptación a exigencias sanitarias y normas de trazabilidad. Por tanto, este recorrido se traduce en la gran calidad de sus jamones ibéricos de bellota, embutidos ibéricos y carnes ibéricas frescas.

Jamones Aljomar facturó el pasado año más de 28,5 millones de euros y las cifras sitúan a la compañía entre los 10 primeros productores de ibéricos en España, donde esta previsto superar los 30 millones de euros en este ejercicio. Sus productos ibéricos se distribuyen en todas las comunidades autónomas españolas y en otros 25 países más, como Estados Unidos, Sudáfrica, Portugal, Suecia, México, Chile, China, Hong Kong, Malasya, Singapur, Nueva Zelanda, Ucrania, Bulgaria, Hungría, Austria, Suiza, Alemania, Dinamarca, Bélgica, Holanda, Francia, Italia, Reino Unido y  Suiza.

 

 

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *